Consejos para comer bien en Bruselas

Bélgica es el país del chocolate, de los gofres y de la cerveza, hasta aquí de acuerdo, pero en nuestra visita a su capital, Bruselas, descubrimos muchísimo más.   Así que hoy hablamos sobre su gastronomía más típica, dónde probarla y algún que otro consejo más.

Se dice que la cocina belga está muy influenciada por la francesa y tiene la abundancia de la alemana.  Entre sus platos más conocidos se encuentran; “carbonades à la flamande” estofado de ternera a la cerveza, “waterzoi de poulet” sopa de pollo con verduras, “lapin à la kriek” conejo en salsa de cerveza, croquetas de gambas, y como no los mejillones que nos recomendaron que los probásemos con nata y ajo. Además siempre acompañan cualquier plato con patatas.

Pero es que lo de las patatas en Bélgica es toda una institución, a los belgas les encantan fritas. Hay locales y puestos de “frites” por todos lados, se suelen servir en bandeja o cucuruchos acompañadas de una salsa y ala! a comer por la calle como si fuesen pipas.

Cucurucho patatas fritas, comer en bruselas

A la hora de probar todos estos platos, como en cualquier ciudad turística, no vale cualquier restaurante pues a menudo la relación calidad precio no suele ser buena.  Así que aquí van un par de recomendaciones:  Restaurante Chez León, está situado justo en la calle de los restaurantes para turistas pero no os asustéis porque la comida está muy buena y es muy abundante, con razón aunque es un local muy grande siempre está lleno.  La segunda de nuestras recomendaciones es La Brasserie de la Ville, un local pequeño y sencillo con muy buena atención.  Y como opción de bajo coste la cadena de comida rápida Exki, pero tranquilos porque se trata de comida sana natural y de verdad muy rica, además lo mismo puedes entrar a desayunar que ha cenar pues están abiertos todo el día.

En cambio si lo que os apetece es probar comida internacional tampoco hay problema, además de los restaurantes de pasta o pizza que hay en cualquier ciudad, también existen locales de comida griega, africana o de comida india entre otros.

En lo referente a la cerveza, en cualquier sitio tendrán una buena carta de cervezas pero os recomiendo ir a una de las más famosas, la Delirium Tremens, en su planta baja tienen una carta de cervezas que más parece una guía de teléfonos, probad a seleccionar una al azar…

Cervezas en Delirium Tremens, comer en bruselas
cervezas Delirium tremens, Bruselas

Pero si a vosotros lo que os gusta es el dulce, pues a pringarse los dedos se ha dicho, porque hay que comerse un gofre si o si, en esto la imaginación o mejor dicho la gula al poder, se pueden pedir con el clásico chocolate caliente, con fresas y nata, con plátano…  También podéis visitar la pastelería Los Merveilleux de Fred, están especializados en un pastel francés “los merveilleux” elaborados con nata y merengue, podéis ver como se preparan allí mismo. Y por último Pepper Mint Tea Room, famoso o no, fue nuestro gran descubrimiento con unas tartas caseras de las que hacen historia.

En cuanto a su tópico más conocido, el chocolate, hay amigo… esto es otro cantar porque ¡es carísimo!, sus chocolaterías son verdaderas tiendas de lujo y están decoradas como si se tratase de auténticas joyerías.  Así que lo de “ponerse hasta arriba” de comer bombones en Bruselas va ha ser que no.  Pero si no queréis volver de allí sin haber probado su chocolate os damos dos opciones low cost; la primera es comprarlo en un supermercado, eso si que sea belga… como segunda opción, entrad en una de sus preciosas chocolaterías y pedid al dependiente que seleccione unos pocos bombones para vosotros, después id a sentaros en medio de la Grand Place y a disfrutar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *