Consejos para comer bien en Florencia

Eric mirando una gran variedad de helados en Florencia

Como os podéis imaginar, uno de los grandes placeres de viajar a la Toscana es el momento de la comida, y creedme cuando digo que en Florencia esto se cumple. No es una ciudad barata, y a la hora de comer tampoco pero hay muchísimo donde elegir.

Estamos en Italia así que aquí la reina es la pasta, la preparan de mil formas y todas buenísimas.  Así que no se me ocurre mejor destino si viajáis con niños.

IMG_3120

Pero en Florencia no sólo se vive de pasta, los amantes de la carne también pueden encontrar un “pedacito” de gloria, pues uno de los platos más populares en la ciudad es la bistecca alla fiorentina, un entrecot de como mínimo medio kilo.  Yo sé de alguien que no paró hasta pedir uno, aunque luego los demás también quisimos probarlo… para acompañar la comida podéis pedir un chianti, que son los vinos que se cultivan por aquellas tierras.

bistecca a la fiorentina

Como decía al principio, Florencia es caro pero también se puede comer de forma más económica.  Como opciones de comida low cost son sus pizzas al tallo, pero sobre todos sus paninos, bocadillos a los que les ponen abundantes y riquísimos rellenos; Sin duda el más típico es el “panino de lampredotto” esto es tripa de ternera con una especie de salsa verde, no os dejéis engañar por eso de la tripa, quien visita Florencia no puede irse sin probarlos, de veras están deliciosos.  Uno de los lugares más conocidos donde comprarlo es en un quiosco situado justo al lado de la fontana del porccellino.

panino de lampredotto

Pero si lo que queréis es comer casi casi por la cara, tendréis que buscar locales donde se sirva “el aperitivo” aunque no hay que confundirse, porque no tiene nada que ver con lo que aquí en España llamamos aperitivo. Se sirve a partir de las seis siete de la tarde, a un precio fijo (generalmente a partir de 8 euros) con tu bebida podrás comer todo lo que quieras de pequeños buffets, hay locales más o menos generosos en esto de la comida, más tradicionales o más chic, es cuestión de buscar.

En cuanto a los fans del dulce, Florencia cuenta con numerosas  y muy buenas pastelerías, además en cualquier cafetería encontrarás también bastante variedad de dulces.  Ahora bien, el rey aquí es el gelato, da igual que sea invierno o pleno agosto, no os podéis ir de Florencia sin probar uno, además no son caros y las raciones son mucho más grandes que en España

Eric mirando una gran variedad de helados en Florencia

Por último, siempre tenemos la opción de alejarnos algo  del centro más turístico, de esta forma podemos encontrar lugares con precios aceptables y muy buena comida.

Si te ha gustado este post compártelo por favor, y ayudarás a que nos conozca más gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *