Viajar a Disneyland París con tu bebé, todo lo que necesitas saber

Disneyland paris, la lupa viajera

En la preparación de nuestros viajes suelo ser meticulosa, sobre todo desde que soy madre en todo lo que tiene que ver con el cuidado de los niños, aún más si cabe cuando son bebés.  Por ello intenté informarme de todos los servicios que ofrecía Disney al respecto, así que hoy os lo cuento además de algunos consejos basados en nuestra experiencia.

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

En Disneyland hay espacios reservados a los bebés y sus familias; centros de cuidados para bebés Baby care, están pensados para que las familias se sientan mas cómodas a la hora de atender a los más peques, hay uno en cada parque.  Cuentan con microondas, tronas, sala de lactancia, wc pequeñitos y cambiadores; es cierto que en casi todos los baños hay cambiadores, pero si viajáis en época de frío estos no están climatizados, en cambio en el baby care se estaba calentito.  Por otra parte en su página web se informa que aquí también se pueden comprar pañales y potitos, nosotros no los vimos, claro que tampoco buscamos pues lo traíamos de casa, mas que nada por que siempre sería más barato que comprarlos allí, además con respecto a los potitos íbamos sobre seguro y llevábamos los que más le gustan a Julen.  Aún así está bien tenerlo en cuenta para cualquier emergencia.

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

Siguiendo con el tema comida, en todos los restaurantes cuentan con tronas y podéis preguntar a los empleados para calentar la comida o el biberón, ellos os indicarán donde se encuentra el microondas, calientabiberones o si se encargan ellos de traeros de vuelta la comida calentita. Otra cuestión que deberéis tener en cuenta, es que en muchos de los restaurantes no se puede acceder con la sillita a la zona de mesas, esto se hace para no entorpecer el paso de camareros y comensales, para ello suele estar habilitada una zona donde dejar las sillitas.

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

Disney debe ser uno de los lugares del mundo con mas carritos de bebé por metro cuadrado, en casi todas las atracciones, sobre todo en las más familiares hay un parking de carritos, donde podemos dejarlo con tranquilidad, eso sí, mejor no dejar cosas de valor como dinero o cámaras.   A tener en cuenta, en caso de lluvia estas zonas están al aire libre así que ademas de que llevéis la burbuja, llevad algo más para tapar el bolso cambiador y todo lo que llevéis colgado del carro, o puede pasar que al salir de una atracción os encontréis con que haya llovido y todo lo que teníais colgado del carro esté empapado, o que os  toque cargar con todo al entrar en las atracciones. 

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

Disney también pone a disposición de las familias sillitas en alquiler, pero en mi opinión, si es posible mejor traedla de casa, aunque sea una económica, pues las de Disneyland son rígidas y no se reclinan, creo que estas están más indicadas para niños un poquito más mayores que se cansan de las caminatas por los parques.

A la hora de subir a las atracciones, en todas las que están indicadas para familias podréis subir con vuestro bebé.  Para el resto de atracciones, sobre todo para las más populares que suelen tener largas colas, existe el pase baby switch, este servicio consiste en que ambos padres puedan subir a las atracciones por turnos, sin tener que hacer cola por segunda vez; para ello el primer adulto que hace cola debe solicitar este pase al empleado encargado de la cola en la atracción en cuestión.

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

Por último si os habéis planteado vivir un momento a solas en pareja dejando correr la adrenalina por las venas en las atracciones fuertes o simplemente disfrutando de una cena o un momento de relax, claramente este no es el destino, porque no hay guarderías, aunque si servicio de canguro para los clientes que se alojen en los hoteles Disney, eso si, a precio de riñón.

Disneyland paris con tu bebé, la lupa viajera

Conclusión: ¿se puede viajar a Disney con un bebé? perfectamente, es cierto, como en cualquier viaje con niños tan pequeñitos, los ritmos cambian y la forma en la que hacemos algunas cosas también, hay que intentar no agobiarse ni frustrarse por querer verlo todo o subir en doscientas atracciones, sino disfrutar del momento junto a los niños. 

Si te ha gustado este post compártelo por favor, y ayudarás a que nos conozca más gente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *