Planes para hacer con niños en Londres

Londres es una ciudad vibrante, llena de vida y multicultural como no creo que haya otra capital europea igual.  ¡Nos fascina! el trasiego de sus calles llenas de gente, sus autobuses rojos de dos pisos, sus tiendas extravagantes,  sus carteles anunciando cientos de espectáculos, sus puestos de comida en la calle, ah! y sus cafés para llevar.  Nosotros ya habíamos pasado la fase del primer viaje a esta ciudad, así que visitar la Torre de Londres o ver el cambio de guardia pasó a un segundo plano.  Esta vez nos dedicamos a descubrirla sin prisas y realizar actividades que fuesen divertidas para todos. Así que si os habéis planteado viajar a Londres con los niños aquí van algunas ideas.

Visitar Candem Town. Si algo nos gusta en Londres es el barrio de Candem.   Donde lo primero que llama la atención son las fachadas de sus tiendas, con enormes figuras como un avión, un dragón o un colorido elefante hindú, colgando de sus paredes.  Este barrio es famoso entre otras cosas, por sus mercadillos donde podemos encontrar tiendas de ropa estrafalaria y divertida, zapatos imposibles, puestos de comida de multitud de lugares del mundo.   Con tanto que ver aquí se puede pasar una mañana entera.

Dar un paseo en barco por el Támesis; existen multitud de opciones para ver Londres desde su río, recorrido turístico de una o varias horas, paseo en lancha motora o cruceros con cena.  Nosotros elegimos la opción low cost, bueeeno, la opción que era un poco más barata, los autobuses fluviales, estos son utilizados tanto por turistas como por locales, eso sí, en estos barcos no hay comentarios turísticos, pero resulta una opción muy vistosa para moverse con los niños de una zona a otra de la ciudad.

Eric y Sandra en el barco con el Tower Bridge al fondo

Plaza de Covent Garden; el ambiente en esta plaza, o mejor dicho en todo el barrio es super animado, sobre todo los fines de semana.  A los más pequeños les encantará porque aquí no faltan los espectáculos callejeros, magos, marionetas, cantantes de ópera, bailarines o hasta escapistas.  Esta plaza es muy conocida por su antiguo mercado de flores y verduras, reconvertido en un centro comercial de lo más coqueto, repleto de pequeñas tiendecitas, librerías y cafés, todo en un ambiente con mucho encanto.

Tienda M&M; no es que tenga nada especial, piensas, una tienda llena de merchandaising de los famosos dulces, pero pasar por delante de su puerta y no asomarte a curiosear resulta difícil.  Una vez dentro te das cuenta que es más grande de lo que parece, que ademas de peluches, tazas y demás objetos marcados con el susodicho logo, están sus afamados chocolates en un tamaño más que superior al natural, caracterizados como caballeros, personajes de Stars Wars o cual Beatles cruzando Abbey Road, así que ¿quien puede resistirse a posar para una foto?   También tienen una super máquina que te lee la mente y averigua cual es tu tipo de M&M, ”pero se ve que se estaba quedando sin pilas, porque es bien sabido que el mío es el amarillo no el azul, ¡ehem!”

Natural History Museum; si hay un plan por excelencia para hacer con niños en Londres, es la visita a este museo.  Nada más entrar un precioso holl al que no le falta detalle en su decoración, presidido por un mastodonte y un enorme esqueleto de Diplodocus con el que todo el mundo se queda alucinado.  A partir de aquí cientos de salas y pasillos dedicados al mundo natural y a la evolución de la vida. Las áreas más famosas son la de los dinosaurios, la sala de la biodiversidad y la fuerza interna dedicada a los volcanes y terremotos.  Esta actividad la podéis reservar para un día de lluvia.  Además como punto a su favor, sabed que la entrada es gratuita.

Holl del Natural History Museum con el diplodocus de fondo

Holl del Natural History Museum

Por último a modo de apunte, tres sugerencias, que aunque no las hicimos con Eric en este último viaje, las conocemos y sabemos que son una apuesta segura para hacer con niños:

Museo de cera Madame Tussauds; aunque hechos de cera e inmóviles,  ver a personajes que han marcado la historia o a los líderes del mundo tan de cerca y con todo lujo de detalles nos impresionó, aunque nuestras salas favoritas son la cámara de los horrores y la zona de los personajes de Marbel.

Hyde Park; si hace buen tiempo un buen plan puede ser acercarse hasta este parque para comer de picnic, de veras resulta una gozada ver esas enormes praderas verdes, llenas de gente de todas las edades jugando con los niños, paseando, en bici o simplemente tirados en la hierva.

Subir al London Eye; es una noria, gigantesca y sofisticada sí, pero al fin y al cabo una noria, así que el éxito está asegurado. Poder ver todo Londres desde dentro de una cabina en movimiento os encantará.  El viaje dura 30 minutos, avisamos que el precio es caro, y las colas en verano pueden ser hasta de una hora, os aconsejamos visitar su página web.

Alex y Eric mirando al London Eye
Cabina del London Eye

Hasta aquí nuestras sugerencias para hacer con niños en Londres, ¿conocéis alguna más? pues con lo que nos gusta esta ciudad siempre que podamos repetiremos.

Si te ha gustado este post compártelo por favor, y ayudarás a que nos conozca más gente. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *