Naturlandia, aventura y naturaleza en familia

Naturlandia, Andorra
Siempre que viajábamos a Andorra veíamos anuncios de Naturlandia aunque nunca nos habíamos decidido a ir, pero esta vez ya viajábamos con Eric así que era el momento de conocer este parque de aventuras.

Naturlandia se encuentra a unos kilómetros de la parroquia de Sant Julià de Lòria en la zona de la Rabassa.  Para llegar hasta allí tenéis dos opciones;  en coche, ojo! que la carretera para subir hasta el parque tiene unas curvas, que al menos en invierno con todo nevado daban bastante impresión.  O en bus desde Sant Julià de Lòria, si elegís esta opción, mi consejo es que os aseguréis llamando por teléfono de que el día que queráis visitar el parque este servicio funciona) es un servicio gratuito pero a penas hay dos autobuses por día.

Naturlandia

Naturlandia está dividido en dos zonas, la cota 1600 y la cota 2000, aunque existe la opción de comprar una entrada única con la que poder acceder a cualquier zona.  En nuestra excursión visitamos en primer lugar la cota 2000, en la que se encuentra el parque de animales, circuito para práctica de esquí de fondo y raquetas de nieve, trineos y tubby para mayores y pequeños entre otras actividades.  Nosotros pasamos gran parte del tiempo en esta zona, observando a los animales, osos, ciervos, lobos… no es un parque muy extenso pero está bien para ver de cerca con los niños a los animales autóctonos de esta zona de los Pirineos.  También dedicamos un rato a dejar que Eric se deslizase por el minitubby, si por él hubiera sido se habría quedado allí por el resto del día.

Ya en la cota 1600 se encuentra la zona principal y mas grande del parque, aquí encontramos todo tipo de servicios como baños, vestuarios, taquillas o un bar restaurante bastante grande. En cuanto a las actividades de ocio hay variedad para toda la familia, circuito de buggys 4×4, ponis, tiro con arco, hinchables, tirolina etc, ah claro! y la atracción estrella del parque, el Tobotronc; es algo así como una especie de trineo que va por railes, haciendo un recorrido por los bosques de la Rabassa, en esta casa quien lo probó fue Alex y quedó encantado.  Importante, debéis tener en cuenta que sólo podrán subir los niños que midan a partir del 1,20 m de altura y siempre acompañados de un adulto.

En general nos gustó Naturlandia, aunque nuestra visita fue en día de diario y en invierno por lo que había muy poca gente, que si bien esto es estupendo para no hacer colas, daba un aspecto al parque de tristón y desangelado. En mi opinión la mejor época para visitar este parque es en primavera o verano, en la que además hacer senderismo por esos paisajes tiene que ser una pasada.

Si te ha gustado este post compártelo por favor, y ayudarás a que nos conozca más gente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *